Escrito por Tendenzias

Warhammer 40.000 (II).

Para comenzar a jugar Warhammer 40k., primero de veremos escoger entre una de las tantas razas que nos ofrece este juego. Dentro de nuestras posibilidades se pueden mencionar; Los Humanos, en donde encontraremos unidades como los famosos Marines Espaciales, Los Orkos, Los Tiránidos, los Necrones y los Eldar, entre otros.

Una vez elegida nuestra raza, tendremos que adquirir el libro de Codex correspondiente, en donde se detallan las características del ejército, describiendo sus distintas unidades, las habilidades y debilidades de cada uno, la forma en que se desenvuelven durante el combate y todas sus posibilidades.

Los libros de Codex del juego contienen esquemas de colores de los ejércitos, recordemos que cuando compramos uno, las miniaturas vienen sin pintar, trabajo del que deberemos encargarnos por nuestra cuenta. Para poder realizarlo utilizaremos estos esquemas de manera tal que exista una relación entre nuestras unidades.

Además, incluyen el contexto histórico de la raza elegida, un elemento de gran importancia, puesto que la historia es uno de los aspectos que que llaman nuestra atención, haciendo el juego mucho más interesante, sumergiéndonos cada vez más en él.

Otro elemento a conseguir, son las listas del ejercito, objetos de suma importancia, ya que en ellas encontraremos la forma en que se pueden configurar las distintas unidades de un ejercito, debido a que existen ciertas restricciones, que deberemos respetar a la hora de configurar nuestras tropas.

De cualquier forma, existe un gran abanico de posibilidades por lo que nunca hallaremos un ejército igual al otro.

Warhammer 40K. es un juego que requiere de tiempo de preparación y aprendizaje, para poder jugarlo explotando al máximo todas sus posibilidades, pero una vez que el jugador se sumerge en su mundo, no querrá salir jamás…

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos