Escrito por Tendenzias

Cinco días jugando al Señor de los Anillos

Durante los últimos años hemos sido testigos de la explosión de los juegos de cartas colecionables. El fenómeno, que comenzó en 1993 con el lanzamiento de Magic: The Gatering, no paró de crecer y expandirse. Si bien se han publicado todo tipo de sets de cartas, la protagonista de este tipo de juegos es la fantasía, favorecida por las bellísimas ilustraciones y personajes incluídos en las tarjetas.

Cuando en el 2001 se editó una versión de El Señor de los Anillos (basada en la versión fílmica de Peter Jackson) muchos lectores de Tolkien, desesperados por obtener noticias y avances de lo que sería la adaptación cinematográfica de la novela, corrieron a abastecerse de las nuevas cartas, que incluían numerosas imágenes y actores que luego jamás aparecerían en las películas.

Lo cierto es que The Lord of the Rings Trading Card Game pronto se convirtió en un éxito que perduraría hasta el año pasado (2007), cuando finalmente dejaron de lanzarse expansiones del juego.

Hasta aquí, los avatares de uno de los tantos juegos de cartas coleccionables que han apasionado a más de un aficionado de los juegos de mesa. Sin embargo, “The Lord of the Rings Trading Card Game” cuenta con otra peculiaridad, un tanto más “pintoresca”.

La noche del 27 de diciembre de 2002, tres amigos de 16 años se juntaron con un único propósito: batir el record de tiempo de juego de cartas coleccionables. Aunque parezca extraño, ya existía uno, y era de 32 horas de juego.

Como esto no era un juego (¿o si?), William Stone, Bryan Erwin, y Christopher Groetzinger se organizaron metódicamente durante las horas de juego. Por empezar, debía haber jueces del Libro de Record Guinness que testificaran y controlaran que siempre se estuviera jugando, de modo que los jugadores se turnaban para descansar por ratos siempre dejando a dos en juego. Los padres, resignados, auxiliaban a sus hijos llevaban comida, ropa, y todo lo que necesitaran.

Para asegurarse de batir el record mundial y perdurar en el Libro Guinness, los tres adolescentes estadounidenses jugaron a “The Lord of the Rings Trading Card Game” durante más de 5 días, 128 horas seguidas. Comenzaron el 27 de diciembre, y terminaron el 1º de enero del 2003, habiendo incluso festejado el Fin de Año jugando.

Si bien los jóvenes acabaron extremadamente exhaustos, hay que reconocer que terminar el año haciendo lo que a uno le apasiona no parece en absoluto una mala idea.

Fuentes:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos